miércoles, 25 de enero de 2012

De mendigos a reyes

3 de enero de 2012

Es muy triste andar penando detrás de las personas, mendigando amor para que te acepten. Tenés que estar muy bien parado ante la vida y estar muy seguro de vos mismo para no caer en este tipo de errores.

Siempre traté de hacer mi camino por mí misma. Nunca intenté encajar en algún lugar sacrificando parte de mi personalidad o mis valores. Si les gusta lo que soy, bien; de lo contrario, mala suerte.

He sido fiel a mi misma, aunque muchas veces tuve que pagar un precio muy alto por esto: la soledad. Aprendí que es mejor estar sola que estar rodeada de gente que no me aprecia por lo que soy sino por el espejismo del tener o aparentar.

Lo repito: no es fácil. Hay que quererse a uno mismo, apreciar los valores que tenemos y sentirnos cómodos con lo que somos. Si intento ser otra persona, claudicando a las exigencias de terceros para “encajar” en algún lugar, no solo me estoy engañando a mí misma sino que también estoy yendo contra Dios.

Él nos hizo de una determinada manera. Nos puso en este mundo en un país, una ciudad y una familia determinados. Nos dio un cuerpo, templo del Espíritu Santo, nos dio una personalidad, un carácter y valores por un propósito que solo Él conoce.

Si negamos cualquiera de estas cosas, no solo atentamos contra nosotros mismos, haciéndonos daño, no dándonos el lugar que nos corresponde y nos merecemos, sino que también lo estamos negando a Él al revelarnos y no aceptar sus dones y su plan para con nosotros.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Yo misma...

Quizás mis cualidades no pesan en un currículum pero me siento orgullosa de lo que soy como persona.

Durante toda mi vida he trabajado en mi ser interior. Este tiempo pasado no fue en vano, no lo perdí, porque siempre he caminado hacia la Luz. He crecido mucho como persona, como hija de Dios, y no cambio por nada la mujer que soy hoy en día.

Soy conciente de que los valores que tengo no son tomados en cuenta por la sociedad en la que vivo ya que en este mundo estos valores morales y espirituales estan invertidos, aún así se que no estoy errada en mi camino y jamás cambiaré mi Luz interior por los "bienes" que ofrecen las sombras de este mundo tan equivocado y ciego.

Estoy en paz y soy feliz a pesar de los obstáculos que la vida me impone. Dios está conmigo, me ha elegido como Su hija desde el vientre de mi madre, me ha dado la fuerza y el coraje para sobrevivir e imponerme a la incomprensión de lso demás. Me ha dado el don del discernimiento para darme cuenta que no estoy equivocada en mi camino, lo estan quienes tienen el corazón ciego para comprender que las cosas del mundo no alcanzan para llenar el alma y corren y se desviven para alcanzar ilusiones materiales que no los hacen mejores personas.

Le doy gracias a mi Padre Eterno por derramar Su Amor y Su Gracia sobre mí, y a mi Madre del Cielo, María, cuya presencia llena toda mi vida, quien me protege bajo su manto y con su inmenso e incondicional amor de madre guía cada uno de mis pasos.

sábado, 25 de junio de 2011

Hombre pequeñito

Ojos enlutados
perdidos en su mirar.

Manos mustias,
hartas de tomar.

Boca de hiel,
amarga de engañar.

Pecho desolado
imposible de anidar.

Hombre pequeñito,
camina sin andar.

jueves, 26 de mayo de 2011

Naturaleza

Tu cálido recuerdo me abraza a través del tiempo
y tus ojos negros embrujan mi desvelo.
Si imposible fue quererte, ¡cuánto más olvidarte!

Como los ríos buscan el mar, así mi amor aún te busca.
Te miro en los luceros, te acaricio en la brisa,
te beso en la lluvia y en cada gota de vino.

No es la naturaleza que te acompaña en el camino,
soy yo que ardo en deseos de tenerte conmigo.

domingo, 15 de mayo de 2011

Paisaje estéril

Los mares están secos de tanto llorarlos,
las tierras donde palpitaban mis sueños,
frutos muertos antes de nacer,
ya ni el sol quiere entibiarlas.

¿Qué buscas en este sitio de desolación y muerte?
¡Vete! Escapa mientras haya tiempo.
Aquí no hay nada para entregarte.
Los pájaros huyeron a buscar otras primaveras.

¡Síguelos! Ya ni los nidos solitarios quedan…
Hazme caso, siglos de invierno me habitan,
¡vete! antes de que seas víctima de este suelo.

domingo, 3 de abril de 2011

El Arcángel

Mi alma adormecida
se despierta, lentamente,
en la tibieza de tus alas.

Querida en la infinta esperanza
se reconoce en tu cielo
y no quiere otro azul
para bañar sus ansias
de vuelos compartidos y
alturas anunciadas

martes, 22 de febrero de 2011

La fruta

Cuando mis labios acarician su piel, acuarelada de pasión, su primitivo aroma invade mis sentidos y me transporta a aquel jardín exuberante donde unos amantes desobedientes, llevados por la curiosidad y la inocencia, probaron su encanto prohibido.

De carne blanca, firme como muslos jóvenes de mujer o blanda como arena lamida por el mar, en cada mordida siento el sabor húmedo de aquella boca seductora tan largamente anhelada.

Trozos apetitosos arrancados enardecidamente, como ropas que sobran en la penumbra de la noche, y devorados con ansias de apasionados cuerpos desnudos, sacian el hambre provocado por la tentación. La misma que condenó a aquellos amantes traviesos... ¿Acaso es posible no sucumbir ante ella cuando te llama silenciosamente con su voluptuosa apariencia? ¿Es posible escapar a sus deliciosos encantos de fruto silvestre?